Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

¿Cómo deben afrontar los exámenes los niños con hiperactividad?

Todos nosotros, niños y adultos, hemos experimentado alguna vez ansiedad antes de un examen. De hecho, una pequeña dosis de ansiedad puede ser positiva, ya que puede mantenerte centrado en la tarea y concentrado. Pero, cuando los síntomas son tan intensos que no te permiten funcionar o cuando estás tan ansioso que te encuentras realmente mal, lo más probable es que no puedas dar lo máximo de ti mismo. Los exámenes miden en qué medida los alumnos están aprendiendo las habilidades y la información que les enseñan los profesores. 

La mayoría de los padres de niños con hiperactividad se desesperan porque no ven que exista relación entre el tiempo que dedican sus hijos a estudiar, lo aparentemente bien que llevan preparadas las materias y los resultados de los exámenes (en la mayoría de las ocasiones pobres para lo que estudió o, incluso, insuficientes). Estos resultados no sólo afectan a las familias, sino de manera esencial a los niños, que cada vez sienten menor control sobre su rendimiento académico, muestran más baja autoestima y, con el tiempo, menor tolerancia a hacer esfuerzos al estudiar. Pueden existir muchas razones por las que no haya una correlación lógica entre esfuerzo, estudio y resultados en los exámenes:

                        HIPERACTIVIDAD AFRONTAR EXÁMENES

1.- Pensamientos negativos: los pensamientos negativos que los niños hiperactivos pueden tener a la hora de realizar un examen, asociados al miedo al fracaso o a la presión que siente el niño en su entorno por aprobar las diferentes asignaturas pueden producirle una sintomatología reactiva de ansiedad que provoca la liberación de adrenalina, una hormona que prepara al cuerpo para reaccionar ante el peligro y provoca los siguientes síntomas corporales:  dolor de cabeza, dolor de estómago, musculatura tensa, temblor de manos, sudoración, aceleración de la respiración y del pulso cardíaco. Ésta es un tipo de ansiedad de ejecución, experimentada en situaciones donde  importa mucho el rendimiento o la correcta ejecución de una tarea, existiendo una gran presión por hacer las cosas bien. Si tenemos demasiados pensamientos como éstos, no nos quedará espacio en la mente para concentrarnos en las preguntas del examen.

2.- Falta de tiempo para terminar el examen: debido a las características cognitivas de los niños hiperactivos (procesamiento lento) es muy frecuente que la mayoría de ellos encuentren dificultad a la hora de realizar los exámenes dentro del tiempo estimado, dejando preguntas sin hacer.

3.- Errores por falta de atención: dejar preguntas sin realizar por descuido, confundir un autor, olvidarse las que se lleva en matemáticas o no ver que el examen continuaba por detrás son errores comunes por falta de atención.

4.- Suspensos por la pérdida de puntos debido a la ortografía: Los niños hiperactivos tienen debido a sus características motrices (déficit en motricidad fina) mala ortografía influyendo este aspecto en la comprensión de sus escritos y en sus resultados académicos.

5.- Dificultad para volcar lo que saben, de forma completa, organizada y por escrito: La mayoría de los niños con hiperactividad son cognitivamente impulsivos, abordan las tareas con "el pronto", o vuelcan la información de forma incompleta y desorganizada. Por tanto, preguntarles oralmente la lección, aunque serían muy capaces de superar sin problemas un examen oral, no es suficiente. Necesitan entrenarse en realizar exámenes escritos.

Estrategias para afrontar los exámenes con éxito 

1.- Hacerles ver que deben pedir ayuda: Explícale a tu hijo/a que el mero hecho de hablar con alguien (madre, padre, profesor, psicólogo escolar, etc.) sobre su ansiedad ante los exámenes puede ayudarle a sentirse mejor. Es deseable que nos describan qué les  ocurre cuando se enfrentan a un examen para que podamos ayudarles a encontrar algunas soluciones. Por ejemplo, podemos ayudarles a aprender técnicas de estudio que aumenten su confianza, así como realizar algunas técnicas de relajación. 

2.- Hacer que se prepare bien para el examen: es importante que adopte un enfoque activo, que el estrés previo le recuerde que debe prepararse bien el examen con antelación. Que sea consciente de que debe prestar atención en clase, hacer los deberes, estudiar para el examen. Si lo hace, será más probable que el día del examen tenga la sensación de que domina la materia. Algunos niños creen que lo único que necesitan para aprenderse la materia y hacer bien los exámenes es asistir a clase. Pero para aprenderse una materia hace falta mucho más que intentar absorber toda la información en clase. Por eso son tan importantes los buenos hábitos de estudio y las buenas técnicas de estudio. Muchos niños comprueban que su a ansiedad ante los exámenes disminuye cuando empiezan a estudiar mejor o más regularmente. Cuanto mejor se sepa la materia, más seguro se sentirá y esperará hacerlo mejor. Para practicar, realizamos con ellos el siguiente entrenamiento: 

  • Realizamos en casa un examen por escrito (no muy largo) en las mismas condiciones de tiempo y de aislamiento que en un examen normal, haciéndoles que desarrollen las preguntas como mejor sepan.
  • Una vez finalizado, hacemos que observen lo que han contestado, qué información no sabían y cuál han olvidado. Para solucionar este aspecto es importante estructurar el conocimiento en un esquema que les permita recordar en el examen de cuántas cosas deben hablar y el orden en el que deben exponerlas.
  • Por último, hacemos que redacten las preguntas correctamente y guarden los esquemas realizados, que les servirá de repaso de cara al próximo examen. 

3.- Hacerles entender que deben esperar lo mejor: Una vez se hayan preparado para el examen, debemos enseñarles a pensar en positivo. Que se digan a sí mismos: "He estudiado y estoy preparado para dar lo máximo de mí mismo/a". Si esperan hacerlo bien, estarán más relajados mientras hacen el examen después de los primeros momentos de nerviosismo. 

4.- Ayudarles a controlar los pensamientos: Es importante hacer que se fijen en cualquier mensaje negativo que se puedan estar enviando a sí mismos, ya que ese tipo de mensajes pueden contribuir a su ansiedad. Si se dan cuenta de que están teniendo pensamientos negativos ("No se me dan bien los exámenes" o "Si suspendo este examen, lo tengo fatal"), les enseñaremos a sustituirlos por pensamientos positivos, por mensajes prácticos y verdaderos, como: "He estudiado y me sé la materia, de modo que estoy preparado para hacerlo lo mejor que puedo". 

5.- Ayudarles a aceptar los errores: todo el mundo se equivoca. Debemos ayudarles a ser más condescendientes con sus propios errores, sobre todo si se han preparado para el examen y para rendir al máximo. Debemos hacerles entender que el error forma parte del aprendizaje, los errores son "oportunidades de aprendizaje". Aprender a tolerar los errores sin importancia (como el problema que hizo mal en el examen sorpresa de matemáticas) es una facultad muy valiosa. 

6.- Enseñarles a respirar mejor: los ejercicios de respiración pueden ayudarle a calmarse en los exámenes, sobre todo si se trata de una respiración profunda (llamada respiración diafragmática).Así es como deben respirar: inhalar (inspirar) lenta y profundamente cogiendo aire por la nariz, y después exhalar (espirar) soltando lentamente el aire por la boca. Realizarlo cuatro veces seguidas. Si practican un poco, varias veces, tal vez les resulte más fácil respirar la próxima vez que hagan un examen y su cuerpo aprenderá a ver esos ejercicios como una señal para relajarse. 

7.- Recordarles que hay que cuidarse: Rendirán mejor si dedican suficiente tiempo a jugar, duermen lo suficiente y se alimentan bien. Esto es importante todos los días, pero debemos asegurarnos sobre todo de que lo cumplan el día antes del examen. 

 

Bibliografía y Webgrafía

http://kidshealth.org (Hospital San Joan De Déu-Barcelona).

Martínez Martín, M.A. y col. "Todo sobre el TDAH. Guía para la vida diaria". Edit Altaria (2013).

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación