Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

TDAH: autoresolviendo problemas con el método IDEAR

Es necesario ser consciente de los procesos utilizados por nuestros hijos para resolver problemas,  ya que podemos conseguir así mejorar su capacidad de aprendizaje y desarrollar mejor sus aptitudes, de manera que puedan aplicar sus conocimientos a la resolución de los nuevos problemas que se presenten durante su vida.

La resolución de problemas forma parte de las funciones ejecutivas del cerebro entre las que además se encuentran: planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para alcanzar metas.

Los niños con TDAH debido a que presentan un déficit en estas funciones ejecutivas presentan una limitación en el desarrollo de las habilidades necesarias para resolver problemas. A esta limitación se añaden además: la dificultad para prestar atención a más de una tarea al tiempo, a los distintos aspectos de un problema (tiempo del que se dispone, personas implicadas, gravedad, consecuencias negativas de la no solución, implicaciones de la solución, etc.), la incapacidad de inhibir tendencias espontáneas que conducen a un error (no pensar cual va a ser la consecuencia de una acción), la dificultad para captar lo esencial de una situación compleja y el manejo del tiempo.

                   HIPERACTIVIDAD MÉTODO IDEAR

Este conjunto de dificultades les lleva a no afrontar los problemas de manera ordenada y a no prever ni planificar estrategias adecuadas, en definitiva, supone a veces una fuente permanente de trabas que terminan por afectar a la calidad de vida.

Para entrenar la capacidad y la habilidad para resolver problemas y adoptar decisiones correctas ante los problema es necesario aprender un método adecuado. El método "IDEAR", diseñado por Bransford y Stein (1984), cuyas siglas "IDEAR" hacen referencia a una serie de estrategias generales que se aplican a la resolución de problemas es sencillo, fácil de asumir  y por ello  recomendable. Consta de los siguientes cinco componentes: 

 1. Identificar el problema. 

El primer paso consiste  en identificar  y definir claramente el problema,  siendo conscientes de que resolver el problema en cuestión representa una oportunidad para mejorar la calidad de la respuesta ante los distintos problemas que se nos presenten.

 Ejemplo:

 - Problema: estoy castigado por no apuntar los deberes en la agenda.

Si apunto los deberes en la agenda evitaré que mis padres se enfaden y me castiguen,   el ambiente en casa será mejor y su confianza en mi aumentará. Además  también me irá mejor en clase pues conseguiré ponerme al día con las tareas y seguiré el ritmo de mi clase. 

2. Definir el problema. 

Una vez que tenemos identificado el problema, el siguiente paso es procurar describirlo y representarlo con toda la precisión y detalle que nos sea posible, siendo recomendable formularlo, a veces, en forma de pregunta, para ser consciente de toda las dimensiones del problema ya que esto nos permitirá solucionarlo de manera más efectiva.

Ejemplo:

Representación del problema: ¿Por qué no estoy apuntando los deberes en la agenda diariamente?:

- A veces me da pereza sacar la agenda de la mochila y pienso que puedo memorizar los deberes y apuntarlos en ella más tarde. La verdad es que lo acabo olvidando.

- Cuando tengo la agenda a mano no me da tiempo a apuntarlos porque me entretengo charlando, recogiendo los libros de la asignatura anterior, preparando los de la siguiente. 

3. Elaborar alternativas para la resolución del problema. 

Hay que explorar todas las vías o alternativas para la resolución del problema. Para esto es necesario que analicemos dos aspectos fundamentales:

  • Cómo estamos reaccionando al problema que se nos presenta.
  • Tener en cuenta las posibles estrategias alternativas para la resolución de un mismo problema.

Debemos evaluar las opciones o estrategias que  pueden ser usadas.

Ejemplo:

  • Cómo estamos reaccionando: no reconozco completamente que está mal no apuntar los deberes en la agenda, busco excusas para justificarme, pues creo que así me reñirán menos.
  • Estrategias alternativas para la resolución:

- Poner la agenda encima de la mesa o en el cajón.

- Hacer un cartel con un mensaje claro tipo: "APUNTA LOS DEBERES AHORA"; y colocarlo pegado encima de mi mesa para ayudarme a recordar que debo usar mi agenda.

- Pedir a mi compañero de mesa que me recuerde que debo apuntar mis deberes, cuando él vaya a hacerlo.

- Activar la alarma de mi reloj para que suene al final de cada clase, y me recuerde que he de sacar la agenda.

- Pedirle al profesor que escriba un mensaje en la pizarra que me recuerde a mi y a todos mis compañeros que debemos apuntar la en la agenda al final de cada clase. 

4. Aplicar el plan diseñado. 

Una vez que hemos conseguido definir todos los aspectos del problema y hemos elaborado y buscado de entre todas las vías o alternativas para llegar a la posible resolución del problema, aplicaremos aquellas que consideramos necesarias para alcanzar el fin.

Ejemplo:

Aplicar el plan diseñado: elijo las alternativas que creo que pueden funcionar mejor, por ejemplo: pegar el cartel sobre mi mesa, activar la alarma de mi reloj y pedir ayuda a mi compañero de mesa. 

5. Realizar reflexión para saber si se ha logrado solucionar el problema o llevar a cabo otras alternativas 

Una  de  las maneras más efectivas de aprender consiste  en analizar y reflexionar sobre  los resultados de  las decisiones o acciones emprendidas y elaborar conclusiones o lecciones aprendidas. En el caso de que la reflexión nos lleve a la conclusión de que la alternativa que hemos seleccionado no ha solventado el problema de la manera más eficaz, deberemos plantearnos elegir una nueva alternativa. 

Ejemplo: 

Reflexión para saber si he logrado solucionar el problema: a veces reflexionar no es fácil, para ayudarme puedo hacerme algunas preguntas como: ¿han mejorado mis resultados académicos?; ¿noto algún cambio en casa con respecto a la actitud de mis padres conmigo?; ¿He recibido algún comentario positivo por parte de mis profesores? ¿me siento mejor que antes? ¿en qué?/ ¿por qué? 

Conclusión: he mejorado bastante, prácticamente cada día apunto los deberes de cada asignatura en la agenda. Mis padres están más satisfechos conmigo con respecto a este tema, ya no discutimos tanto, el ambiente en casa es más relajado. En clase me va mejor, ya que suelo llevar los deberes hechos. He recibido algún comentario positivo de mi tutor que ha notado mi mejoría en cuanto a responsabilidad e interés. Estoy satisfecho conmigo mismo pues ha merecido la pena esforzarme para aprender buscar soluciones a es este asunto, creo que esta forma de buscarlas puede servirme para solucionar otros tipos de problemas.

 

Esta última fase del método hace énfasis en la importancia de tomarse  el tiempo de autoevaluar  e internalizar lo aprendido en cada una de  las etapas después de  su aplicación en la  resolución de  un problema.

 

Fundación CADAH (2012). 

BIBLIOGRAFÍA

BRANSFORD, John D. y STEIN, Barry S. (1984). The IDEAL, problema solver. W.H. Freemam and Company (N.Y.)

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación