Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

TDAH y dislexia: diagnóstico diferencial y tratamiento

Según el DSM IV-TR, el diagnóstico de TDAH se asocia a una mayor prevalencia de trastornos de aprendizaje y comunicación. Además, estos niños suelen presentar dificultades específicas de lenguaje oral y escrito, cálculo, memorización, organización, estilo de aprendizaje?

Los niños con TDAH suelen ser, por lo tanto, candidatos para recibir tratamiento de logopedia, bien por tener un trastorno asociado (dislexia, digrafía, retraso en el desarrollo del lenguaje oral?), o bien por las características propias del TDAH en cuanto al lenguaje oral y escrito, al estilo de aprendizaje, a la memoria y la atención, etc. En este caso, nos vamos a centrar en la comorbilidad existente entre el TDAH y la dislexia.

Muchos niños con TDAH presentan, como característica asociada al trastorno, dificultades de aprendizaje, dentro de las cuales las referentes a la lectura ocupan un lugar destacado.

En el proceso de decodificación, (que consiste en que el receptor convierte los signos que le llegan de un emisor en un mensaje) en cuanto al procesamiento léxico del lenguaje (identificación de palabras), estos niños cometen con frecuencia errores de anticipación, de omisión y de sustitución de letras o palabras.

Podemos observar, por tanto, una gran coincidencia con los tipos de error más frecuentes en la dislexia visual. No obstante, si bien los errores son similares, no siempre son cometidos en las mismas tareas de lectura, y tampoco su explicación causal es la misma.

                       DISLEXIA TDAH

Diagnostico diferencial

Dada la coincidencia en los tipos de error entre la lectura llevada a cabo por niños con TDAH y por sujetos con dislexia visual, es primordial que los profesionales sepamos discriminar de qué problemática se derivan estos errores cuando los observamos. Para tal fin podemos comparar la lectura de palabras, oraciones y textos en ambos grupos:

  • Los sujetos con dislexia visual cometen errores tanto en la prueba de lectura de palabras, como en la de oraciones y en la de textos.
  • Los sujetos con TDAH, en cambio, cometen errores en la prueba de lectura de textos, pero no fallan ni en la lectura de palabras ni en la de oraciones.

Aunque los niños con TDAH y los que tiene un trastorno específico de lectura cometan errores de lectura muchas veces similares, la explicación que podemos dar a estos varía de unos a otros:

  • En la dislexia visual se producen por una dificultad instrumental para el acceso a la lectura, por un uso poco eficaz de la ruta directa del procesamiento léxico, la cual conecta la forma ortográfica global de las palabras con una representación interna de su significado. Esta dificultad afecta de forma generalizada a todos los tipos de lectura (palabras, oraciones, textos)
  • En el TDAH los errores se derivan de las dificultades atencionales y de la impulsividad cognitiva. En la lectura de palabras y oraciones estos niños no cometen errores porque los estímulos no superan su tiempo de atención funcional, pero en la lectura de un texto se produce una significativa frecuencia de error, similar a la del disléxico, porque el estimulo se prolonga en el tiempo, aparece de forma lenta y el niño no es capaz de afrontar la tarea con la atención sostenida necesaria para llevarla a cabo con éxito. Se produce, además, un empobrecimiento del rendimiento con el paso del tiempo (se suma el efecto fatiga y los errores aumentan a medida que se avanza en el texto.

Tratamiento TDAH y dislexia

Al tratarse de dos trastornos diferentes, los afectados no tienen exactamente las mismas necesidades. No obstante aunque hay herramientas que pueden ayudar en las dificultades comunes, siempre es mejor usar una específica para cada trastorno.

La dislexia requiere de un abordaje orientado a mejorar las habilidades fonológicas mediante técnicas de base cognitiva. Por tanto, parece a primera vista que los estimulantes no van a mejorar las habilidades lectoras. Algunos trabajos han sugerido un efecto beneficios del piracetam para la dislexia.

Si bien no existe ningún estudio que aporte datos consistentes sobre las mejoras de las habilidades lectoras con el metilfenidato, no cabe duda que la mayor receptividad ante la intervención rehabilitadora y la mejor disponibilidad para el trabajo escolar que puede aportar el metilfenidato, por lo menos indirectamente, pueda  ser beneficioso para el aprendizaje lector. Por tanto, la coexistencia de dislexia y TDAH debe ser contemplada como un argumento en favor del uso del metilfenidato.

El papel más importante que tiene que cumplir los padres con niños disléxicos y afectados de TDAH quizás sea el de apoyo emocional y social. Explicarle en que consisten los trastornos y no juzgarle por los resultados académicos si no por los esfuerzos. Irónicamente son a veces  los padres que han tenido dificultades similares y que han sufrido mucho en la escuela son los que tienden a ejercer una presión mayor.

Es fundamental que los padres se informen de como se debe actuar dentro del aula con estos niños, en el aula se pueden dar las siguientes sugerencias específicas:

  • Establezca criterios para su trabajo en términos concretos que él pueda entender.
  • Dele atención individualizada siempre que sea posible.
  • Asegurase de que entiende las tareas, pues  a menudo no las comprenderá. Divida las lecciones en partes y compruebe paso a paso que las entiende.
  • La información nueva debe repetírsela más de una vez debido a su problema de distracción, memoria a corto plazo  y a veces escasa capacidad de atención.
  • Necesitar ayuda para relacionar los conceptos nuevos con la experiencia previa.
  • Evitar la corrección sistemática de todos los errores en su escritura. Hacerle notar aquel sobre el que esta trabajando en cada momento.
  • Si es posible hacerle exámenes orales, evitando dificultades que le suponen su mala lectura, escritura y capacidad organizativa.
  • Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo.
  • Permitirle aprender de la manera que le sea posible, con los instrumentos alternativos a la lectura y escritura que están a nuestro alcance: calculadora, magnetófonos, tabla de datos.

 

BIBLIOGRAFÍA:

DSM-IV. Diagnostic and statistical anual of mental disorders, 41 edition, APA, Washington, D.C, 1994.

Artigas-Pallarés, J.  (2009). "Dislexia: enfermedad, trastorno o algo distinto". Revista  Neuroogía; 48(2): S63-9.

Artigas-Pallarés, J. (2000). Disfunción Cognitiva en la Dislexia. Revista spañola de Neurología Clínica. 1 (1): 0115.

Sotullo, C. y Díez, A. (2007). Manual de diagnóstica y tratamiento del TDA-H. Ed. Médica Panamericana.

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación