Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

La comunicación en el aula para profesores de niños hiperactivos

La convivencia fluida, respetuosa y colaborativa en el aula es imprescindible para que los procesos de enseñanza-aprendizaje tengan lugar. Por ello, gestionar la clase de forma que se viva un clima de convivencia fructífera para todos, es tarea continua del profesor, lo que exige de éste la mayoría de sus fuerzas.  Los profesores con alumnos con TDA-H necesitan una serie de aptitudes que no siempre son fáciles de encontrar. El profesor ha de ser la persona que sirva de ayuda y puente para que el alumno alcance su propio aprendizaje. Además, ha de ser un buen conocedor de las técnicas de modificación de conducta, elogiando y recompensando a los alumnos cuando es necesario y aplicando las consecuencias cuando una vez marcados los límites, éstos se han sobrepasado. Las normas de convivencia vienen recogidas en el Reglamento de Régimen Interior de cada centro y en nuestra comunidad autónoma en el decreto 53/2009, de 25 de junio, que regula la convivencia escolar y los derechos y deberes de la comunidad educativa en la Comunidad Autónoma de Cantabria, donde se concretan los deberes de los alumnos y sus correcciones correspondientes.

El principio "no hagas conmigo lo que no quieras que yo haga contigo" resume la llamada "filosofía de la reciprocidad o del respeto mutuo", que es la que parte de la base de que todas las personas tienen los mismos derechos y obligaciones. Este principio, aplicado a las relaciones que se establecen en el aula, supone que el profesorado está obligado a tratar con respeto a cada uno de sus alumnos. Pero también implica que debe exigir esos mismos derechos hacia su propia persona y hacia los demás estudiantes que forman parte de la clase. Al igual que en las relaciones padres-hijos, en el aula también deben existir los límites, esas líneas imaginarias que separan las conductas aceptables de las inadmisibles.

                                      TDAH COMUNICACIÓN PROFESORES

Estas normas deben establecerse a principio de curso y mantenerse hasta el final. El paso de los meses, de forma inevitable, las va relajando, sobre todo cuando se producen algunos cambios inesperados como la sustitución de un profesor o la incorporación de un alumno conflictivo. Pero, en todo caso, es importante hacer un esfuerzo por mantener estos límites lo más estables posibles.

Características de las normas

Las normas de clase deben ser pocas, claras y flexibles para que se cumplan. Dichas normas deben cumplir el criterio de efectividad, es decir, deben evitar y resolver problemas. Las hay de dos tipos:

1.- Normas explícitas: Son las que están redactadas por escrito y regulan la convivencia. Su efectividad depende de que sean pocas, claras, flexibles y de que se cumplan. Si una norma de este tipo se incumple de forma sistemática, se convierte en otra de signo contrario. Por ejemplo, si a pesar de que una regla dice que "hay que ser puntual", se consiente la impuntualidad, acaba transformándose en "se acepta llega tarde". Si no se puede hacer cumplir, es mejor eliminarla.

2.- Normas implícitas: Son aquellas que, aunque no están redactadas en ninguna parte, se cumplen por costumbre, rutina o por conductas de tanteo por parte de los alumnos. Cambian con cada profesor y acaban formando un determinado clima en la clase (se permite hablar, hacer algún chiste, salir al baño o todo lo contrario?)

Las normas de convivencia  y los derechos y deberes del alumnado

Es importante que los profesores y alumnos se entiendan desde el primer día. Es por eso que el profesor puede empezar repasando la lista de derechos y deberes en la hora de tutoría. Tampoco hay que olvidarse de echar un vistazo a las normas de convivencia de cada centro, más que nada para que luego nadie se escude en el consabido "es que yo no sabía?"

Conocimiento de los derechos

1. Todos los alumnos tienen los mismos derechos y deberes, sin más distinciones que las derivadas de su edad y del nivel que estén cursando.

2. Son derechos de los alumnos, entre otros:

a. Recibir una formación integral y una orientación escolar y profesional.

b. Disponer en el instituto de un ambiente de trabajo que favorezca un clima positivo de convivencia y aprovechamiento del tiempo.

c. Disfrutar de un normal desarrollo de las actividades educativas, garantizado por los profesores mediante el ejercicio de su autoridad.

d. Ser respetados en su intimidad, identidad, integridad y dignidad personal.

e. Desarrollar su actividad educativa en unas condiciones de seguridad e higiene adecuadas.

f. Estar protegidos contra toda agresión física o moral.

g. Ser evaluados objetivamente y recibir aclaraciones sobre su rendimiento escolar.

h. Ser respetados en sus convicciones religiosas y morales.

i. Participar en el funcionamiento y en la vida del centro.

j. Disponer de libertad de expresión, sin perjuicio de los derechos de todos los miembros de la comunidad educativa y del respeto que merecen las personas y las instituciones.

Conocimiento de los deberes

Son deberes de los alumnos, entre otros:

a. Estudiar y respetar el derecho al estudio de sus compañeros.

b. Asistir a clase con puntualidad, provistos del material necesario para participar en las actividades de clase.

c. Participar en las actividades formativas previstas y, especialmente, en las actividades escolares y complementarias.

d. Respetar a los profesores y reconocer su autoridad.

e. Seguir las orientaciones de los profesores sobre su aprendizaje y formación.

f. Participar en la creación de un clima en el centro que fomente el estudio, la curiosidad, la creatividad, la participación, el espíritu crítico y constructivo, el respeto, el compañerismo.

g. Respetar a todos los miembros de la comunidad educativa: sus convicciones, su integridad, su dignidad, sus bienes, etc.

h. Cumplir las normas de organización y funcionamiento del centro y colaborar de forma activa en la mejora de la convivencia en el centro.

i. Colaborar en la consecución de unos hábitos higiénicos y saludables.

j. Conservar y hacer buen uso de las instalaciones y materiales del centro y reponerlos en el caso de deterioro por uso incorrecto.

k. Mantener las mismas conductas y actitudes exigidas en el instituto cuando se realizan visitas, excursiones o cualquier otra actividad desarrollada por el centro fuera del recinto escolar.

La exigencia del cumplimiento de normas va a depender del estilo de comunicación que establezca cada profesor en el aula. Podemos hablar de tres estilos de docencia:

1.- Características del estilo autoritario

- Los límites son estrictos

- Existe una preocupación excesiva por el orden y el cumplimiento de la normativa.

- Se intentan controlar todas las conductas.

- El profesor actúa de policía.

- La relación profesor-alumno está basada en la obediencia y en el temor al castigo.

- No hay una relación afectuosa ni empática entre el profesor y los estudiantes.

- El cumplimiento exhaustivo de las normas se convierte en el objetivo prioritario del profesor, aún a costa del aprendizaje del alumnado.

2.- Características del estilo permisivo

- Los límites son blandos.

- Existe una incapacidad o desinterés para mantener el orden de la clase.

- Apenas se regulan las conductas.

- Los límites brillan por su ausencia: los alumnos problemáticos toman el poder.

- Las relaciones se basan en el colegueo.

- Las faltas de respeto al profesor y a los compañeros son frecuentes.

- Las normas se incumplen o, simplemente, no existen.

3.- Características del estilo democrático-directivo

- Los límites son razonables.

- El orden está al servicio del aprendizaje.

- Se regulan sólo las conductas significativas.

- La relación profesor-alumnado está basada en la reciprocidad, el respeto y la empatía.

- Hay un clima afectuoso y de respeto mutuo.

- Las normas se cumplen de forma sistemática.

Este último estilo es el que proporciona un clima de clase más relajado, con mejor rendimiento académico y mayor ambiente de satisfacción. Y es el que se resume en "no me hables como no quieres que yo te hable". "respétame si quieres que yo te respete", "sé correcto conmigo y lo seré contigo"?

 

BIBLIOGRAFÍA

Casajus Lacosta, A. M. " Didáctica escolar para alumnos con TDAH" Etitorial Horsori (2009).

Nieto, J.M. "Cómo evitar el estrés docente" Editorial CCS (2006).

Comunicación. Guía para familias". Servicio de Orientación Instituto de Salud (Madrid). "Programa Prensa-Escuela.-La voz de Galicia. Las normas de convivencia.

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación