Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

Qué mejora y empeora el TDAH

Como todos los aspectos de la vida, en el TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad), podemos encontrar factores que mejoren o empeoren la sintomatología propia del trastorno.

Los factores que contribuyen a la mejora del TDAH son:

  • Un diagnóstico precoz: evidentemente, cuanto antes se lleve a cabo el diagnóstico, antes se podrá intervenir de la manera más adecuada sobre el trastorno. Cuanto más pronta sea la intervención, mejor será el pronóstico.
  • Una educación coherente por parte de los padres: donde se hayan establecido rutinas, normas y límites adecuados a las características del niño propiamente y a las del núcleo familiar también.
  • La transmisión de valores positivos y estabilidad familiar: el que exista un ambiente de comunicación empático, donde todos los miembros tengan voz y se sientan comprendidos y apoyados facilitará la relación entre los miembros y creará un ambiente estructurado y cómodo.
  • El conocimiento por parte de los profesores y adaptación de las actividades educativas: lo que siempre hablamos de dar al alumno la respuesta educativa más adaptada a sus características y necesidades. Para ello, deberá realizarse al alumno una evaluación psicopedagógica para determinar cuáles son específicamente las necesidades educativas que presenta, en el caso de que las presente, porque no por tener TDAH se tienen asociadas unas necesidades educativas especiales.
  • La colaboración entre los padres y la escuela: cuando hablamos de que la familia debe formar parte activa de la escuela, no solo nos referimos a las citas que pueden mantener con el tutor o con los diferentes profesores que trabajan con el niño, sino que debe participar de forma activa en actividades, asociaciones de madres y padres, consejo escolar, etc.

                          TDAH MEJORA Y EMPEORA

Para que exista la colaboración que demandamos, el punto de unión entre la familia y la escuela debe ser el niño, y el trabajo conjunto que se realice debe ir orientado a su desarrollo global. Por ello, establecer acuerdos y objetivos comunes para trabajar con el alumno nos facilitará dar una continuidad al proceso educativo fuera del centro escolar, en el resto de ambientes en los que se desarrolla el alumno, y en los que indudablemente aprenden y se forman como personas sociales.

Los factores que contribuyen al empeoramiento del TDAH son:

  • Un diagnóstico tardío: si el diagnóstico se retrasa, evidentemente también lo hará la intervención que debe llevarse a cabo de la manera más temprana posible.
  • Fracaso escolar: cuando a un alumno no se le brindan los apoyo que necesita, es muy probable que no logre alcanzar los objetivos propuestos curricularmente, por lo que se va descolgando de su grupo de referencia y va observando mayores diferencias entre él y sus compañeros. Esto le lleva a un estado de frustración y ansiedad que evidentemente no son aspectos positivos para nadie y que contribuyen a acentuar negativamente el TDAH.
  • Una educación demasiado permisiva o severa: los niños con TDAH, al igual que todos los niños, necesitan de un ambiente estructurado, con normas y límites claros y establecidos, en el que se sienta seguro y conozca bien su "funcionamiento". Para que esto ocurra, es necesario que se de un clima equilibrado, ni permisivo ni severo, en el que se tengan en cuenta las necesidades de toda la familia a la hora de establecer las normas de convivencia.
  • Desavenencias y hostilidad entre los padres: si no existe un buen clima familiar, el hogar no será un lugar donde el niño pueda expresarse abiertamente, donde sienta que se le escucha y comprende y donde no va ser juzgado. Sin tener un espacio donde poder dialogar, el niño puede verse frustrado, guardándose todo para sí y haciendo aumentar sus niveles de estrés y ansiedad.

Fundación CADAH. (2012). 


BIBLIOGRAFÍA

Benito Moraga, R. (2008). Evolución en el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) a lo largo de la vida. Madrid. Draft Editores S.L. 

Ramos-Quiroga, J.A., Bosch-Munsó, R., Castells-Cervelló, X., Nogueira-Morais, M., García-Giménez, E. y Casas-Brugué, M. (2006). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad en adultos: caracterización clínica y terapéutica. Revista de Neurología, Nº 10 (Vol. 42): 600-606.

Valdizán, J.R. y Izaguerri-Gracia, A.C. (2009). Trastorno por déficit de atención/hiperactividad en adultos. Revista de Neurología, Suplemento 2 (Vol. 48): 95-99.

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación