Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

¿Se puede evitar la aparición del "Trastorno"? Cómo minimizar el impacto del TDAH

Gracias al aumento de la sensibilización por parte de los colectivos docentes y sanitarios el TDAH, es cada vez un trastorno más visible. A pesar de que las estadísticas del entorno médico-especialista son unánimes, según el Libro Blanco del TDAH: Hacer visisble lo invisible (2013), el trastorno afecta aproximadamente a uno de cada veinte niños o adolescentes en Europa, éstas no terminan de concordar con los datos aportados por el entorno de los afectados.

Las familias remiten que los datos no reflejan una realidad que va en aumento. Según los especialistas en salud infanto-juvenil el número de nuevas familias que acuden a los servicios sanitarios por un posible caso de TDAH se ha incrementado significativamente en los últimos años.

Por otro lado, los centros educativos y los especialistas pedagógicos informan de un aumento de quejas en las familias de hijos hiperactivos, inatentos e impulsivos, como explicación al comportamiento de sus hijos. Los centros educativos por su parte, advierten de la distorsión y exageración de estas descripciones por parte de los padres y de ser una herramienta y salvoconducto para no afrontar una realidad en las familias: la falta de educación activa.

                               REDUCIR IMPACTO DEL TDAH

Pero debemos dejar una cosa clara, nacer coN la condición biológica de ser inatento y/o hiperactivo-impulsivo, no significa tener TDAH. El TDAH es el trastorno derivado de esa condición. Es la alteración del funcionamiento y rendimiento diario a causa de esa sintomatología. 

Para evitar que un niño que nace con una condición de inatención y/o hiperactividad desarrolle un TRASTORNO, es decir, presente problemas o complicaciones en su desarrollo evolutivo afectando a su entornos más próximos, es necesario, según informan los especialistas en pedagógica y salud mental infanto-juvenil, la combinación de varios factores:

          -     Una educación combinada y positiva
          -     Un clima cálido y estimulante
          -     Factores protectores

La educación combinada, estimulante, protectora y positiva, debe basarse en el principio de que la Educación del niño debe ser integral. Los diferentes educadores (padres, profesores, familiares) deben trabajar coordinados a lo largo del desarrollo. Para ello, se deben seguir los mismos modelos y principios educativos básicos: una educación basada en la comunicación abierta con el hijo-alumno mediante la autoridad firme pero afectiva.

Este modelo autoritativo-cooperativo, donde los educadores son conscientes de sus derechos y deberes, así como de los derechos y deberes de los hijos-alumnos. Así los educadores perciben las necesidades y deseos de éstos y procuran responder a ellos, pero a la vez inculcan a los niños y adolescentes la aceptación de las propuestas razonables de las figuras de autoridad.

¿Cómo evitar el desorden, la conformidad o la negación?

A través del establecimiento de reglas claras y mandatos y castigos, pero sólo cuando sea necesario y razonándolos. Se trata de combinar el control con el estímulo de la autonomía e iniciativas del niño y el adolescente.

En el contexto del hogar la comunicación entre padres e hijos debe ser frecuente, abierta y recíproca. Los padres se distribuyen armónicamente los roles en el hogar. El niño espera por tanto de sus padres amor y autoridad. (`Amor paternal y autoridad son dos fundamentos indispensables en el buen equilibrio de las relaciones familiares` Erich Fromm).

En el contexto educativo los profesores deben integrar al alumno en su grupo de referencia, desarrollar al máximo sus potencialidades a atrevés del descubrimiento de sus fortalezas y debilidades y servir de elemento de apoyo cercano, cuando éste necesite de ayuda. Simplemente desde la cercanía y desde la figura del profesor que supervisa el cumplimiento de las normas, mantiene el orden en la clase, trabaja desde la motivación y socializa a los alumnos, se puede conseguir que el alumno perciba al educador como un referente de autoridad estable y próximo.

Es por ello, que este modelo de educación autoritativo-cooperativo es positivo para la socialización y genera menos conflictos; favorece la autonomía, la iniciativa, la autoestima y la responsabilidad de los hijos. Éstos son menos agresivos, más confiados y sociables.

El problema de este Modelo educativo es la alta exigencia de compromiso y formación pedagógica por parte de los educadores (padres y profesores), además de una intensa implicación afectiva.

La realización satisfactoria exige a los educadores de un gran nivel de constancia, entrega, perseverancia y actitud de esfuerzo, siempre en colaboración con los agentes de intervención que rodean al niño y al adolescente.

En conclusión para evitar el desarrollo del trastorno, mantener bajo y en su mínima expresión las dificultades del niño y evitar la aparición de futuros problemas, el plan de acción se establece desde el momento en que los padres deciden sentar las bases de la educación: reparto de roles y responsabilidades prioridades vitales y del día a día, jerarquía de necesidades, listado de recursos de apoyo, características del niño y punto de partida).

La familia no es un medio educativo infalible, es limitado y no puede quedarse al cargo de todas las tareas formativas que exige la completa preparación para responder a todas las exigencias del entorno. En ese punto y una vez declarada la estructura familiar, ésta deberá desarrollar las redes de comunicación y acción directa del hijo: Centro educativo, Familia, y Centro Salud.

Del mismo modo el centro escolar, aclama la necesidad de que los padres asuman su rol como principales agentes de educación: valores y principios básicos de conducta y socialización. De esta forma, el centro educativo cumple su función socializadora y formativa en el resto de áreas que completa el desarrollo del niño: educación emocional, adquisición de conocimientos teórico-prácticos, dinámica-sociales, reglas sociales, reglas de conducta.

Sólo de esta forma, el niño estará preparado para responder de una forma óptima a las diferentes demandas que le surjan en l día, podrá establecer objetivos a corte y medio plazo y dispondrá de una estabilidad socio-emocional que le permita afrontar el fracaso como parte del aprendizaje y podrá relacionarse de forma satisfactoria. 

 

Sara Ortega Tapia, Neurpsicóloga Clínica de Fundación CADAH (2014). 

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación