Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

Características de la hiperactividad y la impulsividad: acercándonos al TDAH

El TDAH es un trastorno psiquiátrico de origen biológico que afecta a la capacidad del niño, adolescente o adulto para prestar atención a las acciones que realiza, regular su nivel de actividad e inhibir o frenar sus pensamientos o sus comportamientos.

Hoy nos vamos a centrar en características propias tanto de la hiperactividad como de la impulsividad. Algunas características que podemos señalar de los niños con hiperactividad son:

Están en movimiento constante. Se levantan. Merodean sin sentido. No son capaces de aguantar una clase entera sentados.

En clase suelen molestar a los compañeros, porque cuando están sentados se mueven mucho en la silla, enredan con las manos y los pies, cambian mucho de postura, lo tocan todo y a menudo pierden o se le caen cosas al suelo.

Suelen hablar sin parar, son ruidosos y cuando están sentados dan golpecitos o canturrean.

Los padres suelen referirse a que los niños muerden o rompen los lápices y bolígrafos, desarman las cosas que tienen piezas y pierden o estropean algunas y luego ya no pueden volver a armarlas. A veces también muerden la ropa o tiran de `hilos` que tienen por lo que terminan destrozando muchas prendas.

                        

Conforme los niños van creciendo la hiperactividad tiende a disminuir, pero aunque el movimiento desaparezca, a menudo verbalizan que se sienten inquietos o nerviosos por dentro.

Debemos señalar que este nivel de actividad es excesiva es inapropiada en relación tanto con la edad como con la situación determinada en que se encuentre el afectado. Esta actividad excesiva dificulta el trabajo del niño y de los compañeros en el colegio, provocando interrupciones al profesor, produciendo evidentemente consecuencias negativas a nivel social, escolar y por extensión, familiar. Estos síntomas suelen responder bien a la medicación estimulante.

Por otro lado, encontramos la impulsividad como rasgo diferenciador de los niños con TDAH. Veamos algunos ejemplos de situaciones que pueden darse debido a ella.

Los niños impulsivos presentan dificultades para inhibir o modular sus respuestas o reacciones inmediatas ante las situaciones. Con esto nos referimos a que les resulta complejo no hacer o decir lo primero que se les pasa por la cabeza y evidentemente no piensan en las consecuencias de sus actos o sus acciones.

Por ello, en ocasiones en clase responden sin pensar en lo que se le está cuestionando, y en muchas ocasiones antes de que el profesor termine de formular la pregunta.

En ocasiones emiten comentarios negativos, despectivos o fuera de tono, lo que les puede causar un castigo o un punto negativo en clase o bastantes problemas a nivel social. Por ejemplo, si un compañero responde mal a una pregunta del profesor, puede burlarse en voz alta, por lo que merecerá un castigo, cosa que otro niño menos impulsivo pensaría pero no diría, puesto que adelantaría la consecuencia que podría tener.

Un signo de impulsividad y de inatención suele ser la mala caligrafía y la mala organización con el espacio en el papel, debido a que escribe rápido (impulsividad) y sin fijarse bien (inatención).

De manera general podríamos señalar que los niños con TDAH carecen de lenguaje interno, de voz de la mente, a través de la cuál todos regulamos nuestras conductas. Pues bien, al carecer de esa voz interna, no valoran las posibilidades y las consecuencias de cada posible respuesta o acto que llevan a cabo, por lo que simplemente actúan y posteriormente sufren las consecuencias. Solamente ven estas consecuencias de sus actos cuando es demasiado tarde y ya han hecho o dicho algo inapropiado pero, aunque sufran estas consecuencias negativas, no quiere decir que aprendan de ellas, sino que a la siguiente vuelven a dejarse llevar por su primer pensamiento y actuando de manera impulsiva y poco reflexiva.

Esta impulsividad les lleva a no saber esperar turno para intervenir en una conversación o a la hora de jugar, por lo que por lo general no son aceptados por sus compañeros.

La inatención es el síntoma más persistente en el TDAH, pudiendo perdurar hasta la edad adulta, con rendimientos tanto académicos, laborales, sociales y familiares por debajo de lo esperado debido en gran parte a sus acciones impulsivas.

Como ya hemos señalado en otras ocasiones, esta impulsividad no tratada es una de los factores más determinantes de posibles problemas en la adolescencia y en la edad adulta, como por ejemplo:

No debemos olvidar que una intervención temprana no asegura, pero si ayuda a que mejore mucho el pronóstico.


Rocío Meca Martínez.

Especialista en Pedagogía Terapéutica de Fundación CADAH.


Bibliografía.

Soutullo, C. Diez. A. Manual de diagnóstico y tratamiento del TDAH. Editorial Médica Panamericana. 2007.

Martínez Martín, Mº.A. y col. Todo sobre el TDAH. Guía para la vida diaria. Editorial Altaria (2013).

Bonet. T, Soriano. Y, Solano. C. Aprendiendo con los niños hiperactivo. Thomson (2007)

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación