Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

Trastorno Explosivo Intermitente (TEI)

El manual de diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) en su nueva edición (DSM-5) recoge un nuevo trastorno dentro de los "Trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta", el Trastorno Explosivo Intermitente (TEI).

A diferencia del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el Trastorno Negativista Desafiante (TND), el Trastorno de la Personalidad Antisocial y/o el Trastorno de Conducta (TC), éste se caracteriza por un patrón aleatorio de reactividad conductual agresiva y desproporcionada sin un motivo ni objetivo concreto, ocasionando alteraciones o perjuicios graves en el entorno físico y social y el propio individuo.

El inicio del comportamiento agresivo impulsivo, problemático y recurrente es más frecuente en la infancia tardía o la adolescencia, por lo que TEI se da de forma más frecuente en los individuos jóvenes (<35-40 años), y en los individuos con estudios de secundaria o inferiores (DSM-5).

                               TEI TDAH

Criterios diagnósticos:

  • Arrebatos recurrentes en el comportamiento que reflejan una falta de control de los impulsos de agresividad, manifestada por un de los siguientes aspectos:

          a) Agresión verbal (berrinches, pataletas, disputas verbales, peleas…) o agresión física contra la propiedad    (pública o privada), animales u otra personas, en promedio de 2/semana, durante un periodo de 3 meses.

          b) 3 arrebatos en el comportamiento que provoquen daños o destrucción de la propiedad o agresión física con    lesiones a animales u otras personas, sucedidos en los últimos 12 meses.

  • Sin previo aviso: Los arrebatos propios del TEI presentan un inicio rápido y sin avisar.
  • Magnitud desproporcionada: la agresividad expresada durante los arrebatos recurrentes es bastante desproporcionada con respecto la provocación o cualquier factor estresante psicosocial desencadenante.
  • NO existe intencionalidad: Los arrebatos agresivos recurrentes no son premeditados (es decir, son impulsivos o provocados por la ira), ni persiguen ningún objetivo tangible (por ejemplo: dinero, poder, intimidación...):
  • Impacto negativo: Los arrebatos agresivos recurrentes provocan un gran malestar en la persona que los padece, alteran su rendimiento laboral-académico y/o sus relaciones personales (pareja, familia, amigos...) o tienen consecuencias económica o legales (detección, multas, retirada de permisos…).
  • El individuo debe ser mayor de 6 años o un grado de desarrollo equivalente.

Diagnóstico deferencial

Los arrebatos recurrentes NO se explican mejor por otro trastorno mental (por ejemplo: trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo, trastorno de la personalidad antisocial, trastorno de la personalidad límite), ni se puede atribuir a otra patología médica (ejemplo: traumatismo, Alzheimer), ni a los efectos fisiológicos de alguna sustancia (por ejemplo: drogadicción, medicación, etc.).

Sobre el diagnóstico diferencial del TEI, no se debe confundir los arrebatos impulsivos propios del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), Trastorno de Conducta (TC), Trastorno del Espectro autista (TEA), aunque éstos sean puntualmente desproporcionados.

Los individuos con TEI a menudo presentan episodios menos graves de agresión verbal o física que no provoca daños, destrucción, ni prejuicios entre los episodios agresivos/disruptivos más graves.

En los niños en edades comprendidas entre los 6 y los 18 años que padezcan un trastorno de adaptación, NO se le debe asignar el diagnostico de TEI ante un comportamiento agresivo.

Entre los factores de riesgo del TEI nos encontramos por un lado, factores ambientales destacando antecedentes de trauma emocional y físico duarte la etapa infanto-juvenil y por otra, parte factores genéticos y fisiológicos (cociente de heredabilidad padres-hijos, alteraciones neurobiológicas especialmente en los circuitos serotoninérgicos en el sistema límbico, el córtex orbito-frontal y la amígdala).

No hay estudios concluyentes en cuanto a diferencias de género con respecto al TEI.

Con respecto a la comorbilidad, los trastornos depresivos, de ansiedad y el trastorno por consumo de sustancias son los trastornos más frecuentemente asociados al Trastorno Explosivo Intermitente (TEI).
Por otra parte, los individuos que padecen trastornos del comportamiento disruptivo (TDAH, Trastorno de la Personalidad Antisocial, Trastorno de Conducta, TND) tiene un riesgo mayor de presentar un Trastorno explosivo intermitente (TEI).

                                      

BIBLIOGRAFÍA

American Psychiatric Association (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), 1ª Ed. Barcelona: Editoral MASSON.

American Psychiatric Association (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), 5ª Ed. Madrid: Editoral Médica Panamericana.

 

                                                                     Sara Ortega Tapia, Neuropsóloga de Fundación CADAH (2015). 

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación