Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

Expresión emocional: su importancia e intervención con los más pequeños

El TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta al nivel madurativo cerebral y a las áreas cognitivas del cerebro. Estas alteraciones en las áreas madurativas del cerebro se traducen en procesos cognitivos disfuncionales que dan como resultado respuestas conductuales que resultan disfuncionales y desadaptativas.

Una de las causas subyacentes derivadas del TDAH es la dificultad que muestran los afectados en el manejo de sus emociones y en el reconocimiento de las emociones de los demás. Ello, además de las dificultades generales a nivel emocional, les influye en su conducta, en las relaciones con los demás, en el rendimiento académico, etc. 

Por ello, dado que afecta en tantos niveles vitales para el correcto desarrollo del niño, se hace fundamental intervenir sobre este capo, para mejorar el desarrollo socio-emocional de los niños y por ende, mejorar otros ámbitos primordiales de desarrollo.

                           TDAH EXPRESIÓN EMOCIONES PEQUEÑOS

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso, o recuerdo importante.

  • Psicológicamente, las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas guía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria.
  • Fisiológicamente, las emociones organizan rápidamente las respuestas de distintos sistemas biológicos, incluidas las expresiones faciales, los músculos, la voz, etc. a fin de establecer un medio interno óptimo para el comportamiento más efectivo.
  • Conductualmente, las emociones sirven para establecer nuestra posición con respecto a nuestro entorno, y nos impulsan hacia ciertas personas, objetos, acciones, ideas y nos alejan de otros.
  • Las emociones actúan también como depósito de influencias innatas y aprendidas, y poseen ciertas características invariables y otras que muestran cierta variación entre individuos, grupos y culturas (Levenson, 1994)

Desarrollo de la actividad.

EL MONSTRUO DE LAS EMOCIONES.

La actividad que hoy proponemos está destinada a trabajar con niños pequeños, en un rango de edad entre 6-9 años debido al material que proponemos. Los objetivos que hemos marcado han sido:

  • Reconocer las emociones básicas.
  • Aprender a expresar correctamente las emociones que experimentamos.
  • Trabajar diariamente las emociones en el hogar.
  • Verbalizar como se sienten en cada situación.

Los materiales que emplearemos en el desarrollo de la actividad son:

  • Presentación de diapositivas con los contenidos que vamos a trabajar.
  • Vídeo `El monstruo de los colores` basado en el cuento de mismo nombre de Anna Llenas.
  • Ficha en la que aparecen diferentes frascos con las emociones escritas para pintarlos del color correspondiente.
  • Mural en la pared con frascos grandes que hemos realizado para trabajar la expresión emocional.

Esta actividad comenzará explicando a los niños el significado de la palabra emoción, siempre empleando un lenguaje sencillo y adaptado a la edad que tienen, ya que es primordial que comprendan el significado que queremos transmitirles.

A continuación veremos cada una de las emociones básicas por separado, a saber: alegría, miedo, tristeza, rabia, calma y amor. Se explicarán en general cada una de ellas, y pediremos a los niños que recuerden un momento puntual en que sintiesen cada una de las emociones y nos cuenten qué la desencadenó. Como complemento a cada una de ellas, pediremos que expresen corporalmente como se sienten con cada una de ellas.

Una vez finalizada esta parte de la actividad, pasaremos a ver el vídeo `El monstruo de los colores` en el que se explica muy bien para esta edad el significado de cada emoción.

Basándonos en la información que hemos visto, preguntaremos a los niños que colores relacionan en el vídeo con cada emoción, a fin de reflexionar sobre lo que han visto, comprobar el nivel de comprensión del vídeo y su nivel de atención. Sobre esta información, realizaremos una serie de actividades interactivas mediante la pizarra digital con el fin de afianzar los contenidos tratados.

Para continuar con la sesión, utilizaremos el mural hecho en el aula con los frascos grandes, donde cada niño va a escribir qué cosas le provocan determinados sentimientos, por ejemplo: `Las tormentas me dan miedo` será la frase que un niño escriba en el frasco de la emoción miedo, si las tormentas se lo provocan. Lo bueno de este mural es que puede ir actualizándose en función de las vivencias de cada niño, de lo que va a ir experimentando a lo largo de todo el curso, de forma que es un tema que vamos a trabajar de manera continuada, ya que como hemos comentado es un aspecto primordial en el desarrollo del niño.

Otra actividad propuesta es el trabajo de ellas de manera individual. Para ello, hemos realizado una ficha en la que aparecen seis frascos con el nombre de cada una de las emociones trabajadas, para que las pinten según la información del vídeo y puedan llevarlo a casa, de manera que le estamos dando una continuidad a la actividad realizada, implicando a las familias a participar de ellas y así ir trabajando y mejorando la expresión emocional en todos los ambientes en los que se desarrolla el niño.

Rocío Meca Martínez.

Especialista en Pedagogía Terapéutica de Fundación CADAH. 

 

 

Bibliografía.

Levenson, R.W. (1994). The search for autonomic specificty. En P. Ekman y R.J. Davidson (Eds.), The nature of emotion (pp. 252-257). New York: Oxford University Press.

Barkley, Russel. (2011) - Niños hiperactivos: cómo comprender y atender sus necesidades especiales. Ed. Paidós Ibérica. ISBN 978-8-44932-535-9.

Goleman, D. (1995). Inteligencia emocional, Kairós, Barcelona, 1996.

Orjales Villar, I.(1998). Déficit de Atención con Hiperactividad. Manual para padres y educadores. Ed. Colección Cepe: Madrid.

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación