Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

Estrategias a nivel familiar: desarrollando la autonomía. (Parte I)

Cuando hablamos de que al niño con TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad) hay que instruirlo en autonomía personal, nos referimos específicamente a que el fin del tratamiento cognitivo-conductual que se debe llevar a cabo radique en que sea capaz de alcanzar por sí mismo una total autonomía. Los puntos principales de dicho tratamiento deben ser cuatro:

  • Autonomía en la regulación de su comportamiento: autocontrol, adaptación a las normas, etc.
  • Autonomía física: hábitos de la vida diaria, colaboración, orden, etc.
  • Autonomía cognitiva: ser capaz de seleccionar la información relevante de la irrelevante, autoevaluarse, desarrollar la toma de decisiones, etc.
  • Autonomía emocional: tener una buena autoestima, unas buenas relaciones sociales, etc.

Para cumplir estos puntos, el objetivo principal de esta intervención debe ser lograr la independencia del niño con TDAH respecto al adulto, alcanzar una total autonomía. Evidentemente, conforme el niño va madurando y mejorando, es posible darles más participación en el programa, en el sentido de que puede ser él el que vaya analizando qué conductas son las que quiere ir mejorando, de qué manera hacerlo, etc.

Para llevar a cabo esta intervención será necesario apoyarnos en los tratamientos cognitivo-comportamentales, que reciben ese nombre debido a que emplean:

  • Técnicas cognitivas como las auto-instrucciones, las auto-afirmaciones o la toma de conciencia de los procesos mentales.
  • Técnicas comportamentales basadas en el control de los acontecimientos que provocan la aparición o el mantenimiento de las conductas positivas o negativas.

                          TDAH ESTRATEGIAS AUTONOMIA FAMILIA

 

Las técnicas comportamentales. Dirigidas a controlar tanto las conductas positivas como negativas del niño afectado por TDAH. En función de lo que queramos conseguir, es decir, reducir un comportamiento o aumentarlo, emplearemos una técnica u otra. Las más habituales son:

  1. El refuerzo positivo: es todo aquel premio, material o social, que se le otorga al niño después de haber llevado a cabo una conducta adecuada con el fin de que se repita en un futuro.
  2. El refuerzo social: ha sido demostrado en niños con TDAH muy adecuado para mejorar su rendimiento. En cambio, debemos tener en cuenta que la dependencia emocional que estos niños tienen de la aprobación de los mayores hace que, en la mayoría de los casos, respondan mejor si las alabanzas se producen cada vez que el niño consigue un objetivo, que si solo se les felicita de vez en cuando. (Douglas y Parry, 1983).
  3. La atención de los mayores: uno de los castigos más duros para un niño con TDAH es la retirada del apoyo de los adultos, por lo que es una buena técnica para la modificación de su conducta emplear la atención hacia ellos en función de sus comportamientos.
  4. El castigo: el castigo es cualquier actividad negativa que sigue a un comportamiento inadecuado con el fin de que disminuya la probabilidad de aparición de dicha conducta y por consiguiente desaparezca.
  5. El tiempo fuera: es adecuado para reducir las conductas que deseamos eliminar, principalmente en momentos en los que el niño se porta mal buscando la atención de las personas que están con él.
  6. La practica positiva: consiste en realizar una y otra vez algo que sabemos que el niño hace bien, de manera que hace aumentar su autoestima ya que él puede comprobar que ha mejorado.

 


Las técnicas cognitivas. Se ha demostrado la influencia que adultos y compañeros tiene sobre los niños con TDAH. Por ello, es muy eficaz ofrecer a los niños modelos de trabajo que muestren conductas reflexivas, que verbalicen en voz alta buenas estrategias de observación y trucos para resolver problemas cotidianos (Ridbergy y col., 1971)

Las familias son el primer grupo social en el que se fijan los niños, de los que aprende, por lo que somos, en todo momento, un modelo para ellos.

Cuando familias de niños hiperactivos solicitan estrategias para controlar ciertos comportamientos o rutinas en casa, es imprescindible hacerles ver que, aunque existen como hemos visto multitud de técnicas para poner en práctica, y todas ellas son adecuadas para niños con TDAH, esto no quiere decir que vayan a `funcionar`. Las técnicas se pueden adecuar en función del niño, de sus gustos, de lo que funciona con él y lo que no. A fin de cuentas, es una intervención personal la que se debe diseñar, dirigida a un niño en concretos, dentro de una familia determinada y conseguir ciertos objetivos marcados en relación a su propio desarrollo autónomo. Es decir, los primeros conocedores de los hijos son los padres, son ellos quienes deben reflexionar y hacer una lista de aquellos comportamientos que quieren empezar a trabajar.

Como siempre decimos, es preferible plantearnos una serie de objetivos a corto plazo, no muchos, que sepamos que el niño puede conseguir y entre los que figure algo que ya haga bien, de manera que contaremos con la motivación desde el punto de salida.

Otro punto importante en la reflexión, será el de plantear los premios que van a acarrear ciertos comportamientos, como los correspondientes a la técnica del refuerzo positivo. No debemos olvidar que los premios, y los castigos, deben ir en consecuencia con el objetivo o el comportamiento, es decir, que no sean desmesurados. En el equilibrio está la victoria.

En ocasiones, también es muy recomendable plantear premios a más largo plazo, de manera que mantengamos la `ilusión` y el esfuerzo por parte del niño.

 

Rocío Meca Martínez.

Maestra de Pedagogía Terapéutica de Fundación CADAH.

 

Bibliografía.

Orjales Villa, I., Déficit de atención con hiperactividad. `Manual para padres y educadores`. Editorial CEPE. (1999)

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación