Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

TDAH: La amistad, un valor esencial a trabajar en familia

- ¿Por qué es importante trabajar en el afectado por el TDAH las habilidades para hacer amigos?

Muchos niños con TDAH muestran dificultades a la hora de establecer una relación con sus iguales, amigos, compañeros, hermanos, a la vez que muestran ciertos trastornos conductuales, que puede favorecer la no aceptación por parte de los demás.

Los fracasos escolares y sociales les suelen llevar a rodearse de personas que tienen, al igual que ellos, problemas escolares, conductuales y sociales, lo que aumenta en ellos sus problemas y dificultades en estos aspectos.

La dificultad en su autocontrol, debido a su hiperactividad y su impulsividad, son en gran medida los causantes de que el niño afectado por TDAH resulte molesto, incómodo, acelerado y poco considerado con los iguales que le rodean.

Tienden a jugar mejor con niños más pequeños y sumisos o más grandes cuando sus funciones están claramente definidas. Puede incluso que no tenga amigos y pase el tiempo en casa descargando todas sus energías con la familia. También nos encontramos a menudo con niños que dicen tener muchísimos amigos pero que en realidad le ven como "el gracioso", o el que siempre está metido en líos sin llegar a establecer relaciones de amistad duraderas, por lo que debemos ser conscientes que la restricción de la vida social en la niñez dará lugar a un adulto con pocas habilidades sociales que actúe con un estilo comunicativo inmaduro.

Las dificultades de interacción y habilidades sociales están directa o indirectamente relacionadas con la sintomatología del TDAH o de los trastornos asociados o comórbidos:

- Mala lectura de las señales o de las situaciones sociales.
- Dificultad para internalizar y generalizar las normas.
- Dificultad en el control de las emociones.
- Dificultades para respetar promesas, secretos o favores.

Lo que les hace muy difícil poder establecer una relación duradera de amistad, y por ende, disfrutar de los beneficios que ésta nos reporta para querer mantenerla en el tiempo y cuidarla.

Por ello, son los agentes educativos que rodean al niño afectado por el TDAH (familia, escuela, educadores, maestros, profesores, monitores, cuidadores, etc) los encargados de poner `andamios` para que dichos niños adquieran la habilidad de hacer buenos amigos, cuidarlos y mantenerlos. En este artículo nos centraremos en la labor que desde la familia se puede hacer en este sentido.

 

                                     TDAH AMISTAD

 

- ¿Qué puede hacer la familia para que su hijo afectado por el TDAH aprenda a tener amigos y a relacionarse adecuadamente con ellos?

La práctica de las habilidades sociales de un niño con TDAH en casa con ayuda de la familia puede ayudar a redirigirle en cuanto a la mejora de sus interacciones con otros niños. Para ello, lo que la familia puede hacer desde casa es:

- Establecerse objetivos concretos sobre habilidades específicas que se deben trabajar en el niño. Dichas habilidades pueden ser tales como aprender a compartir, esperar turno, hablar con tranquilidad, estarse sentado, no ser mandón, comenzar una conversación, aprender a escuchar, captar la emoción del otro, resolver conflictos, etc.

- Una vez elegidas una o dos conductas a trabajar se escriben en una cartulina y coloca ésta en un lugar visible para usted y para su hijo. De tal forma que recuerda qué objetivos se han propuesto.

- Observa a su hijo mientras juega con otros, y discretamente, señálele qué conductas está realizando bien y cómo puede mejorar en las que no destaca.

- Una vez se haya adquirido la habilidad que se habían establecido como objetivo, sentaros e identificar otra a mejorar. Si fuera necesario ensáyela con él en casa y anímele a que lo realice con sus amigos o compañeros.

- Una estrategia que ayuda a identificar qué aspectos debemos de mejorar es grabar en vídeo momentos donde el niño juega o interacciona con sus iguales. De esta forma podremos ayudarle a reconocer mejor qué conductas no son adecuadas y deben cambiar.

- Nunca nos debemos de olvidar de destacar siempre los aspectos positivos de la conducta social de su hijo, puesto que seguro que tiene muchas habilidades plausibles a reforzar, primero, para que sigan apareciendo dentro del repertorio de conducta del niño y segundo, para que le den fuerza y energía para mejorar aquellas en las que no destaca tanto, favoreciendo a su vez, su autoestima, fundamental para su óptimo desarrollo socioemocional.

- Otro de los aspectos que desde la familia se puede trabajar con el niño afectado por el TDAH son el tema de saber manejar las burlas de sus iguales. Las burlas son uno de los problemas más comunes con los que se encuentran los niños en las relaciones con sus compañeros. La forma de manejarlas puede determinar su futuro en el grupo de compañeros. Si las maneja mal, las burlas se pueden incrementar sustancialmente o pueden acabar en peleas, o pueden acarrear la pérdida de la amistad de los compañeros de grupo. Una forma adaptada de responder a estas burlas implica hacer que el niño objeto de burla sonriera, incluso se riera de sí mismo, tomara la burla como una broma y la aceptara pero intentando que la situación fuera más divertida. Es importante que la familia le enseñe a reírse de sí mismo, junto con otros, e incluso a aceptar sus fallos.

- Fomentar los contactos positivos con sus compañeros en casa. Anime a su hijo a que invite a casa a compañeros de clase después de la salida del colegio o durante los fines de semana. Cuando su hijo tenga visitas para jugar, supervise muy de cerca la actividad y esté atento a cualquier signo que indique que la interacción se está descontrolando. En la medida de lo posible evite compañeros agresivos con los que pueda haber jugado últimamente. Estimule a su hijo para que se relacione e invite a casa a niños que sean modelos de conducta positiva para las relaciones de amistad.

- Cree contactos positivos con otros niños de la Comunidad. Inscríbale en actividades que se organicen en la Comunidad para niños de su edad o en algún campamento de verano o programa de actividades diarias. Trate de evitar actividades de grupo que requieran mucha coordinación entre los participantes o que necesiten reglas complejas para el éxito, ya que esto puede desbordar a su hijo. Las actividades más estructuradas y que cuentan con mayor supervisión por parte de un adulto son mejores que las no estructuradas o aquellas con reducida o nula supervisión. Los expertos creen que los niños con TDAH tienen una percepción más favorable de los contactos con los compañeros que no implican demasiada competitividad. Fomente el que participe en actividades o tareas de aprendizaje cooperativo.

- Obtener ayuda del colegio para que vuestro hijo adquiera habilidades sociales y de interacción adecuadas con sus iguales será un éxito, puesto que es el lugar idóneo para poder ensayar y entrenar las mismas. Y es recomendable que se preste especial atención en momentos tales como la entrada en el colegio, el recreo, la hora de la comida, los espacios de juegos en clase, las actividades en grupos grandes o las tareas que suponen colaborar en grupos pequeños, estos momentos suelen resultar difíciles y conflictivas para los niños afectados por el TDAH. Con lo cual, que el colegio lo tenga en cuenta ayudará a que su hijo pueda integrarse socialmente en el mismo.

 

- Conclusión:

La tarea de ayudar a un niño con TDAH en los problemas de relación con sus compañeros puede resultar difícil. Sus expectativas acerca del camino en esta área deben ser realistas y razonables. Los padres no ven a sus hijos durante buena parte de la jornada escolar. Así que esfuércese en programar situaciones donde su hijo tenga oportunidades de establecer contactos positivos con los compañeros y evite aquellas en las que probablemente le rechazarán. Sus esfuerzos deben tener como finalidad conseguir que su hijo tenga contactos más positivos con los compañeros y en lo posible amigos más íntimos.

"Los buenos amigos son buenos para su salud." Irwin Sarason

 

Patricia Fernández Briz. Psicopedagoga.


Bibliografía:

- Barkley, Russell A. (2002). `Niños hiperactivos. Cómo comprender y atender sus necesidades especiales. Guía completa del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)`. Paidós.

- Orjales Villar, I. (1995). "Déficit de Atención con Hiperactividad. Manual para padres y educadores". CEPE.

- Tierno, B.; Escaja, A.; (2011). `Saber educar hoy. Guía para padres y educadores`. Ediciones Planeta Madrid, S.A.

 

 

 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación