Cerrar
Información sobre el TDA - TDAH o Déficit de Atención con/sin hiperactividad en la Fundación CADAH
fundacioncadah.org
 
 
+ TDA-H + Evaluación Diagnóstico + Tratamiento + Comorbilidad TDAH preescolar TDAH en la infancia TDAH adolescente + TDAH en la familia + TDAH en el aula + Estrategias TDA-H + TDAH en adultos TDAH en vacaciones + Publicaciones Famosos con TDAH Protocolo Cantabria Libro blanco TDAH Asociaciones Colabora con CADAH

TDAH y autonomía: Organización temporal

Muchas familias con niños con TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad) encuentran dificultades a la hora de organizar el tiempo de sus hijos. Estudio, actividades extraescolares, rutinas de casa, responsabilidades, etc. Contar con pautas y estrategias para hacer frente a estas situaciones nos beneficiará al núcleo familiar y a mejorar el clima familiar.

Pautas generales.

La organización del tiempo, tanto el que deben dedicar al estudio como el libre para el ocio, es recomendable que esté bien estructurado y organizado con la ayuda de los padres. Para ello:

  • Es recomendable que la distribución del tiempo se realice en función de su disponibilidad, teniendo presentes el resto de actividades extraescolares del niño.
  • Debemos priorizar y ordenar su tiempo de estudio en función de la dificultad que le suponga cada una de las asignaturas, por ejemplo, si matemáticas es la asignatura más fácil para el niño, podemos situarla en segundo lugar, de forma que previamente haya trabajado la materia que más esfuerzo le suponga y terminará con las de dificultad media.
  • En el horario semanal se deben contemplar, además del tiempo dedicado al estudio y los descansos entre ellos, las rutinas diarias, que variarán dependiendo de la edad del niño.
  • Por ejemplo, si nos encontramos habituando al niño a determinadas rutinas como pueden ser las de la mañana, en este horario también estarán contempladas, ya que poco a poco y conforme avance el tiempo, estas rutinas serán interiorizadas por los niños y se habrán convertido en hábitos, de forma que ya no precisarán tenerlos tan presentes en su horario.
                             HIPERACTIVIDAD AUTONOMÍA FAMILIAR
  • Es importante que también se contemplen las obligaciones de los niños: sacar la basura, poner la mesa, etc. De forma que tengamos en cuenta el tiempo real del que dispone el niño.
  • Podemos colocar un calendario mensual, en un lugar visible para el niño como su cuarto o la cocina, donde pueda anotar fechas importantes: exámenes, excursiones, entregas de trabajos o actividades familiares. No olvidemos que la anticipación es primordial para los niños con TDAH.
  • Es importante que antes de establecer estos horarios, los padres piensen cómo lo van a organizar y planificar, y por supuesto, que en la planificación colaboren también los niños y tengamos en cuenta su opinión, de forma que ellos se considerarán parte de la toma de decisiones y no lo verán como algo impuesto por los adultos.
Organización de las mañanas.

  • Por norma general, la mayoría de los padres encuentran dificultades para salir de casa a la hora adecuada por las mañanas, debido a que las rutinas que debe realizar el niño no son hechas en el horario previsto y todas se van retrasando.
  • Para mejorarlo, llevando a cabo un entrenamiento para lograr que el niño asimile esas rutinas y las adquiera como hábitos, hay una serie de cosas que podemos hacer.
  • Por ejemplo, el levantarse de la cama en ocasiones es un momento de tensión, por eso podemos acordar con el niño cómo prefiere despertarse: levantándole la persiana para que entre luz, con un despertador que él gestione, hablándole bajito y con caricias, etc. Recordemos que cuanta más participación tengan los niños en las decisiones mejor las van a aceptar y también mejorará su ejecución.
  • La hora del aseo, lavarse la cara y peinarse, por ejemplo, puede que no lo realicen ellos solos, por eso podemos establecer la rutina de asearnos al mismo tiempo que los niños, para actuar como ejemplo y modelo de hábitos adecuados. Recordar que la mejor forma de conseguir un determinado comportamiento es actuando como ejemplos directos de nuestros hijos.
  • Algunas estrategias que podemos emplear para que el momento de vestirse no resulte eterno son, por ejemplo, dejar preparada la noche anterior la ropa que debe ponerse, estando ordenada, es decir, de lo primero que deba ponerse a lo último. Si hacemos esta tarea con ellos, explicándosela y razonando el por qué, será mas instructivo para él que colocarla nosotros y decirle que se vista. También, si se viste en el tiempo estipulado, que por ejemplo podemos marcárselo con un temporizador, puede tener alguna recompensa inmediata como ver los dibujos o llevar algún juguete en el camino al colegio.
  • Para mejorar la hora del desayuno, también podemos ayudarnos del modelado. A la misma vez que vosotros os preparáis el desayuno, ellos pueden prepararse el suyo. Los padres pueden ir indicando en voz alta los pasos que van siguiendo, de forma que el niño cuente con una guía externa (ya que normalmente ellos carecen de la capacidad de autodirigirse internamente, lo que conocemos como voz privada de la mente) y el niño irá haciendo lo mismo que los padres para preparar su desayuno.
  • Finalmente, debemos coger la mochila para salir hacia el colegio. Para evitar despistes, olvidos de material o retraso en la salida de casa, podemos trabajar el hábito de dejar la mochila preparada y en un lugar adecuado la noche anterior, así acostumbraremos al niño a anticipar las cosas que va a necesitar y evitaremos disputas de última hora.
Organización de las tardes.

  • Generalmente, después de las clases en el colegio, los niños cuentan con actividades extraescolares, horarios de estudio y por supuesto necesitan tiempo de ocio. Tener bien planificadas las tardes nos ayudará a mejorar la dinámica familiar y a la organización del tiempo del niño.
  • Lo primero que debemos hacer es ser realistas en la planificación, teniendo en cuenta cuál es el tiempo libre que le queda al niño después de las actividades extraescolares, conocer cuál es el tiempo que debe dedicar al trabajo escolar en casa dependiendo del curso en el que se encuentren y contemplar tiempo de ocio, mejor si es en familia.
  • El horario de estudio podemos organizarlo en función de la dificultad que le suponga cada asignatura, así por ejemplo comenzaremos con las asignaturas que más dificultad supongan para él, continuando con las más fáciles y acabando con las de dificultad media. Debemos establecer también descanso entre los periodos de trabajo y es recomendable trabajar de manera diaria las asignaturas que ha tenido ese día en el colegio.
  • Podemos incentivar el trabajo de estudio en casa a primera hora de la tarde, explicándoles que después podemos dedicar tiempo a actividades de ocio en familia: paseos, lectura conjunta, etc. cualquier cosa que os guste hacer en familia, para que este tiempo, además de ocio, podamos mejorar la comunicación con los niños. Debemos reducir, en la medida de lo posible, el tiempo dedicado a ver la televisión o jugar a videojuegos, ya que es preferible hacer alguna actividad al aire libre.
  • La hora de la cena y del baño, cuanto más estables sean, mejor, ya que potenciaremos la adquisición de hábitos en los más pequeños. La preparación de la cena también puede ser un buen momento para pasar tiempo juntos, y hacerles partícipes de su alimentación, comprobando ellos el esfuerzo de preparar la cena, participando poniendo y quitando la mesa, etc. Es recomendable también cenar juntos, en familia, y evitar en la medida de lo posible distracciones como la televisión.
  • Es recomendable que dejemos preparada la mochila del colegio y la ropa que deberán ponerse la mañana siguiente antes de acostarse. Es una tarea en la que podemos ayudar a los niños para ir guiándolos, verbalizando en voz alta los pasos que hay que ir dando, de forma que contribuiremos a crear esos hábitos en ellos.
  • La hora de irse a la cama puede suponer dificultades para muchos niños, ya que pueden presentar problemas para conciliar el sueño o que diferentes miedos hagan que rechacen este momento. Cada familia debe encontrar estrategias que se adapten a sus realidad y a sus circunstancias personales, pero podemos leer un cuento antes de ir a dormir, dejar alguna luz encendida si tiene miedo a la oscuridad y sobre todo evitar actividades excitantes media hora antes de la hora de dormir.
Rocío Meca Martínez.

Especialista en Pedagogía Terapéutica de Fundación CADAH.
 
 
Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario
 
  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • ICASS
  • Zink Padel
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación